El Mar y Pastel

Guitarras y batería artsy, ventilada por una vocal de aliento marítimo: el recorrido está instrumentado por Car Alarm, el nuevo sencillo de The Sea And Cake.

The Sea And Cake
“Car Alarm”
Car Alarm
Thrill Jockey 2008

Un acercamiento a un coche que va a 60 millas por hora, en el asiento del copiloto una chica toca la batería en el aire mientras sus pies descansan cómodos sobre el tablero. La música acelerada lleva el mismo ritmo que la velocidad del auto, a pesar de que el mundo pasa rápidamente por la ventana, las vocales de la canción los transportan a unidades métricas luz, sin que puedan sentir que han cambiado de posición.

Estos cuatro músicos multifacéticos y multi-proyectos, no dejaron pasar mucho tiempo después de la producción del 2007 Everybody. Sin dejarse distraer por la productividad de sus talentos alternos como la fotografía o los comics, esta vez para concentrarse no se dispersaron, Car Alarm ; escándalo Post-rock y luces intermitentes accionadas por un vehículo en apuros.

The Sea And Cake emerge de Chicago a mediados de los noventa, en el oleaje de Thrill Jockey, una disquera que desde 1992 acarreaba a intelectuales y refinados que quisieron convertir el grunge y el britpop de una pesca de camarones a un delicioso caviar, sin dejar de fruncir su nariz de snobs. Por ello surgió el Post-rock: lo tradicional del rock con una distorsión de jazz, country que inspirado por la música concreta pretendía romper con los valores musicales de tradición.

Algunos de los más representativos del género son Sigur Ros y Mogwai, mientras que en el sello Thrill Jockey Tortoise es el experimento del cual John McEntire se desprende, y deja el resto de sus instrumentos para ser el baterista de The Sea And Cake. Doctor en Música, guitarra y vocal, Sam Prekop proviene de Shrimp Boat. Mientras que los Archer Prewitt de Cocktails y Eric Claridge se unen al proyecto aportando sus talentos musicales y gráficos.

Car Alarm, el octavo álbum  de The Sea And Cake, es el resultado de una banda que sin retirarse a sus demás vehículos de expresión, ha hecho un esfuerzo por funcionar como un auto  recién salido de servicio. El motor es el fundamental rock, guitarra, bajo, batería; mientras que la voz hace que el álbum circule sin tropiezos, sin faltar el anticongelante: jazz y elementos experimentales dignos de un prototipo único, híbrido, de refacciones finas pero de líneas austeras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s