Queridos, no venados

The Dears
Missiles
Arts & Crafts/Dangerbird Records
2008

Fragilidad y sutileza sonora, la vocalización de un palpitar herido junto con el poder de un ácido solo de guitarra: “Berlin Heart” del álbum Missiles, la nueva producción de los Dears.

Pros de Missiles

Desde su primer disco End of a Hollywood Bedtime Story en el 2000, a través del No Cities Left y Gang of Losers, el regalo de los Dears a la música independiente ha sido su pop orquestral que parece encerrarnos dentro de una gran bóveda de sonido. Su nuevo álbum Missiles, no es la excepción, pues está repleto de cuidadosos arreglos siendo muchos de ellos teclados que embellecen las emisiones del álbum como una pieza barroca.

The Dears se caracteriza por la cantidad de bajas que ha sufrido su alineación, sin embargo mientras exista su fundador, líder y vocalista Murray Lightburn habrá Dears. Una de estas crisis se dio antes de la grabación de Missiles, y es casi palpable que el álbum está inspirado por la reconstrucción de un proyecto que prefirió nadar de vuelta al muelle y reconstruir sus naves, en vez de rendirse, venderse o cobrar las ganancias y retirarse.

El sentimiento de pérdida y melancolía en ésta producción es auténtico, pues Murray Lightburn asegura que la música y letra de The Dears proviene de emociones reales. Es por eso que una canción honesta siempre se agradece y en esta ocasión son diez las que nos transportan a la mitad de la tormenta, donde las vocales tanto de Lightburn como de su esposa Natalia Yanchak, también en los teclados, son acertadas, cariñosas y terapéuticas.

Contras del Missiles

Sumergirse en las turbulentas aguas del pensamiento de Murray Lightburn, puede devolver mareado a la arena a cualquier marino. Missiles puede llegar a ser un álbum demasiado introspectivo, si eso es posible. En esta ocasión el oleaje es más espeso, y será difícil que se sorprenda a alguien tarareando algún coro o verso de esta producción. Es un álbum que va llenando los oídos gota a gota y le toma tiempo dejar al corazón satisfecho.

Lightburn logra fusionar en Missiles, como en sus otros álbums la luminosidad de las vocales de Morrisey con la oscuridad de Joy Division. Ahora la dulce voz de Yanchak aparece con mayor frecuencia, y el álbum entero está dotado de elegantes detalles sonoros. Sin embargo, Missiles tiene la capacidad de dispersar la atención, algunas de las canciones deben ser oídas con particular intención, ya que pueden pasar desapercibidas.

Músicos han zarpado con The Dears, y muchos no han sobrevivido la experiencia en altamar. Aunque esto haya inspirado diez grandes canciones, debe ser difícil grabar un álbum con ciertos personajes y presentarlo en vivo con otros. Pero es mejor pensar como lo hace Murray Lightburn: “Esto podría ser un mensaje diciendo The Dears se terminado”. Por tracks como “Money Babies”, “Lights Off” y “Crisis 1 & 2”, que conforman al nuevo Missiles, sería doloroso pensar que la aventura de estos canadienses se acabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s