It’s for the best…

El consejo editorial de La Caja de Música tiene firmemente planeado, -y esto es a la vez parte de su misión desde Su fundación en 1800—>2009-, publicar los videos de Grizzly Bear, salga el que salga, llueve, truene o relampague, o así decidamos irnos a vivir al bosque donde no podamos postear porque un ursus arctos horribilis nos haya destrozado a zarpazos.

(No tenemos la menor idea de cómo se deletrea zarpazos, y si lo googleareamos perdería su encanto: esta es otra estipulación editorial)

Lo mejor es que todo ese mundo orgánico convive con elementos alienígenas, o tecnológicos, como el sonido acústico de su música convive con lo electrónico. El video fue dirigido por Allison Schulnik, denle click a su nombre para saber más de ella.

Aquí el video…

“Ready Able”

Grizzly Bear

Veckatimest

Warp Records, 2009

Un bosque, un montón de monigotes que antes parecen reales que ser de plastilina sólo porque vibran con más vitalidad y afectividad que muchos seres humanos que conozco.

El sonido y la estética de Grizzly Bear siempre me ha remitido a la casa de mi abuela paterna, llena de figurillas y muñecas de porcelana, relojes de madera con péndulos labrados o péndulos dorados, con un pajarito que anuncia la hora del día…

Un video como este me hace pensar en ese mundo entre polvoroso (acabo de inventar el término polvoroso) y lleno de luz donde todos los pequeños seres y criaturas que decoran la casa de mi abuela, viven entre las ramas y las espigas mojadas e interactúan en un baile  con la belleza y la exactitud del interior de un reloj con mecanismos de rutina aleatoria.

Algo muy parecido a lo que sucede dentro de una caja de música, donde diminutas personitas multicolores y elásticas hacen trabajar los engranes y que se interprete una partitura, para que la música rebote contra las paredes que los confinan. Algo NADA parecido a lo que vemos todos los días en clase, en el tráfico, en nuestro cubículo de trabajo… y a pesar de eso, lo más extraño es que todo el mundo dentro del video, por más desconectado e inverosímil que parezca, tiene sentido como si tuviera un vínculo con lo que tenemos adentro de la cabeza. A lo mejor no entendemos la trama, pero esas figurillas de plastilina son lo que habita en nuestros sueños, moviéndose en una pantallita como algo que no es ajeno a nosotros… A lo mejor nuestro cerebro es un bosque como este, …estaría mejor.

(Hmmm…)

Quiero vivir adentro de los videos de Grizzly Bear… quiero vivir en un bosque…

Aquí una imagen que ilustra el sentimiento, no me acuerdo de quien es… ni de donde la saqué:

the_woods

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s