¿Quién se cree Pitchfork?

pitchfork

Apareció en 1996 como Pitchfork Media, ahora lo conocemos como Pitchfork a secas. Pitchfork.com, es el sitio obligado para enterarse de todo lo que sucede en la escena independiente, sino es que ya es, su enciclopedia oficial. Su especialidad son las novedades: álbumes, bandas y sencillos, así como las esquizofrénicas actualizaciones del quéhacer underground. Por su rigurosidad analítica y perseverancia, -que se podrían resumir en que son unos geeks-, este portal se ha convertido en el poderoso selector y lupa, bajo la cual tienen que pasar los desembarques de música nueva. Con tanta mercancía algunas cosas se les tienen que escapar o a lo mejor se hacen los de la vista gorda.

 

Para una banda indie es crucial ser reseñado en Pitchfork, cuales estudiantes de primaria lo más importante es obtener lo más cercano a un 10, pues este consejo de críticos utilizan la misma escala de calificaciones por la cual en nuestra infancia, varios nos quedamos sin jugar Nintendo o salir a fiestas un mes. En la industria musical un 9 llenaría los foros donde se presente tan aplicado artista, un 5 reduciría las ventas y un 0.0 volcaría a la producción al cesto de basura sin que nadie se toque el corazón, como fue el caso del álbum Travistan de Travis Morrison miembro de Dismemberment Plan.

 

¿Quién se cree Pitchfork? Con su característico estilo de redacción siempre discursivo pero anal y diseccionador; con sus conteos de los mejores álbumes y tracks de cada década, con sus listas de favoritos para fin de año, su canal de televisión y su Pitchfork Music Festival. Parece que se ha convertido en el Jabba The Hutt del contrabando musical. Exhibir de manera privilegiada cuatro discos diarios, 1460 al año, es galácticamente monstruoso.

 

Sin embargo, esa es la humilde labor del periodismo musical. Como civiles no podemos con tanta música nueva, es normal sentirse como cuando fuimos al supermercado por primera vez. Pitchfork y los cientos de devotos a la crítica musical: nos lo dan todo, picadito y en la boca, -aunque mayuguen algunas verduras en el intento. Lo que es importante es consentir a nuestro paladar sonoro y confiar en nuestras curiosas papilas: hay pan y Aladino si se quiere un sándwich de mantequilla de cacahuate, le podemos echar catsup al arroz, cajeta a las quesadillas. ¿Qué se creen los gourmets? Ellos no saben del corazón. Escuche y coma usted lo que le apetezca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s